Papers per Tothom

 Papeles Para Todos y Todas (Norma) – Juliol 2017

La crisis de los refugiados

La crisis de los refugiados es una crisis real ya que hay guerras, hambre y miseria en muchos países. Una gran cantidad de gente está siendo desplazada y tiene que buscarse la vida pero, cuando llega a la frontera de la UE, esta dice que no va a recibir a todo el mundo, y comienza a poner muros y vallas por los païses del Este, que recibieron ayudas de la UE, para que la gente no pueda pasar.

Ante esto, no hay una respuesta real de la UE, ni una voluntad de acogida por parte de los países que la forman. En España llevamos ya unos dos años esperando a las 16.000 personas a las que se comprometió el gobierno español. Y no llegan. Hay solamente unas 500 de ellas. El discurso del refugio es un discurso muy amable y generoso, pero no hay una política real de asilo. Desde los años 90 hay muy poca gente que haya recibido asilo de verdad en todas sus categorías.

Esto da entonces una claridad de que la palabra “refugio” o “asilo” no existe en la Unión Europea. No existe el derecho a que la gente pueda tomar de huir de su país con lo que tiene puesto porque su país esté en guerra, ya que allí donde llegan se encuentran una frontera que está cerrada y que no se les proporciona ninguna solución. No existe, por tanto, la libre circulación de las personas, ni el derecho a una vida digna.

¿Cómo afecta esta situación de manera distinta a mujeres y a hombres?

Es una situación distinta cuando uno inicia un proceso migratorio por decisión propia a cuando uno lo hace porque te están desalojando de tu casa debido a una guerra y no puedes quedarte ahí. Esta huída no necesita de una justificación: tienes que huir, y esa huída necesita un camino, una vía libre que en estos momentos no hay.

En este proceso, yo creo que las mujeres y los niños siempre están en una situación peor que los hombres, porque las mujeres sufren violaciones en el proceso. Y no solamente las que huyen de las guerras. En el proceso migratorio, muchas de las que vienen países asiáticos y de África ya lo sufren. Los latinoamericanos cogemos un avión, es más fácil, pero el resto no porque tiene que cruzar un monton de paises y caminos, y están más expuestos a los abusos de las mafias.

De todas maneras, para mi hombres, mujeres y niños están en una situación caótica, de indefensión total. Esto parece una tercera guerra mundial descarnada, pero no son los países los que luchan entre ellos: es una guerra contra las personas.

El papel de los medios de comunicación

Los medios de comunicación siempre han jugado del lado del que les paga, quien les dice lo que tienen que decir o hacer. Estos engañan a la ciudadanía porque proporcionan una información errada, una información desde los intereses del poder y los gobiernos y no desde la realidad que se está dando.

A pesar de que sabemos que esto es así, son los medios de comunicación los que cuentan con el poder para representar, y ello saben perfectamente dónde se enfocan: nos presentan el drama de ver morir a un niño en el mediterráneo, o la pobre mujer que se queda sóla con sus niños tras un bombardeo. Sin embargo, no hablan de la realidad más amplia de que no existe una libre circulación de personas, de que no hay derechos de asilo, ni protección para las personas sin vivienda, ni familia, ni país.

La organización de la solidaridad en Cataluña al calor de “la crisis de los refugiados”

Creo que esta situación se trata en ocasiones de forma distinta desde los movimientos sociales, aunque no siempre. También en otras ocasiones se hace simplemente para ganar estatus. En este sentido, el caso de la campaña “Casa nostra, Casa Vostra” (CNCV, en adelante) es un ejemplo claro de como se ha manipulado la situación del refugio. Creo que la campaña tenía la obligación, ya que contaban con el apoyo del gobierno catalán y central, de haber exigido que se abran las puertas para que España recibiera el cupo de personas refugiadas a las que se comprometió. Esto no lo han hecho, y decidieron hacer cuatro actividades, un concierto, una manifestación… y parece que esto queda en el olvido una vez acaba, como si nos fuéramos de vacaciones.

Esto no es solidaridad, sino utilizar a las personas, personas que están sufriendo y en una situación indefendible. Este es el peor ejemplo que se le puede dar a la ciudadanía, porque fomenta una aproximación basada en coger lo que necesitamos, utilizarlo, y después botarlo. Pero la solidaridad tiene otra cara más dura, más sistemática. La solidaridad real es del día a día.

Esta ironía es más notable cuando tenemos en cuenta la situación en la que se encuentran las personas que supuestamente ya están aquí recibiendo refugio. Barcelona se declara “Ciudad Refugio”, pero las condiciones de la acogida una vez aquí son lejos de ideales.

Lo que vemos con las compañeras y compañeros con los que trabajamos es que viven en situaciones de hacinamiento, sometidas además a una gran incertidumbre por el trato que reciben. Se les dice que tienen que irse de los alojamientos donde viven y se encuentran que necesitan un aval para conseguir un piso, pero este es prácticamente imposible de conseguir sino hablas el idioma y ni siquiera tienes familia aquí. Tal y como está el mercado de la vivienda en la ciudad, encontrar piso es incluso imposible para la gente que está ya aquí con un trabajo. El problema no reside a veces en el poder pagarlo, sino en las condiciones que imponen las inmobiliarias, pidiendo por ejemplo el pago de 4 meses de alquiler por adelantado. Estas personas son presionadas para abandonar los alojamientos establecidos porque otras nuevas llegan, otras que acabarán en la misma situación de vida inestable, de casi persecución. Y si estás en una situación de incertidumbre, pensando en qué harás mañana, no tienes la tranquilidad para poder aprender el idioma o estudiar en la escuela.

Estamos hablando de familias que vienen huyendo de la guerra, y no vemos una diferencia en el trato de aquellos entre aquellos que vienen en patera y los que piden asilo político. El sistema está tan mal hecho que no entiendo dónde van a parar los fondos que se destinan a la materia, ni por qué tienen las ONGs que tener la tutela de los refugiados, pero también de los no refugiados. A migrantes y refugiados se los trata como personas incapaces que no pueden trabajar ni llevar a cabo un proyecto de vida. Y al contrario, esto es al revés: han podido huir de una guerra y son personas capacitadas. Tienen heridas, sí, pero estas tendrían menos importancia si, al contrario de lo que sucede, se les proporcionara la ayuda psicológica que necesitan y no se les provocara más estrés con el control al que se les somete.

Todo esto muestra para mí que no hay una verdadera política de acogida. No se trata de casos aislados, sino que lo que vemos es que las administraciones no están preparadas para afrontarlo. No se está demostrando entonces que Barcelona sea una “Ciudad Refugio”, ya que toda esta energía al salir a la calle y decir “acollida, acollida”, cuando hablamos de una práctica del día a día, no existe. Por más buena voluntad que se tenga, la situación exige que bajemos nuestros ombligos y nos abramos más a estas personas.

Yo recien estoy trabajando sobre el tema, ya que siempre desde Papeles, lo que veíamos era que el asilo es un tema complicado que necesita estudio, por el que hay que prepararse para saber la respuesta adecuada. Hasta ahora las organizaciones que siempre se han encargado del tema han sido CEAR y otras , a las que nunca se ha fiscalizado para saber cómo tratan a las personas con las que trabajan. Ahora que recién me estoy enterando a raíz de trabajarlo, lo que veo es fantasmagórico, a mí me da terror. Ante esto, creo que no sólo hay que quedarse con la información que da a administración, sino que hay que crear mecanismos alternativos para darles una respuesta. La gente necesita respuestas. La gente necesita tener una salida.

Creo que entre los movimientos sociales el tema del refugio está aún un poco verde, ya que antes el tema no tenía un eco mediático tan grande el tema no tenía un eco mediático tan grande, y es por la situación de crisis en la que se encuentran los países de las personas que vienen aquí por lo que ahora tiene un eco mediático.

El mapa de la solidaridad

Aunque no conozco a muchos colectivos, sí que construiría la estructura de las administraciones por un lado: Unión Europea, Estado Español, Generalitat de Catalunya y Ayuntamientos. Cerca de ellos colocaría a las ONG’s, como ACNUR, que son burocráticas. Al lado, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) responde a la Generalitat, porque quiere la independencia de Cataluña, y al mismo tiempo, Generalitat está dirigida por aquellos que están peleando por la independencia. Las instituciones tienen un rol gubernamental, y no se interesan directamente por la atención, sinó que sus brazos son las ONG’s que les hacen su política.

Por otra parte, existe una similaritud entre Stop Mare Mortum, CNCV y otras iniciativas locales. Yo he participado dentro de ellas, aunque se ha tratado siempre de una participación puntual, ya que no me siento realmente parte de ellas. Mientras que CNCV está más cerca de la Generalitat, tanto ideológicamente como porque ha recibido apoyo y dinero de ella, Stop Mare Mortum está más cercana a los sindicatos mayoritarios.

Cuando desde Papeles para Todos decidimos particiapar en la campaña CNCV fue para influir, no para ser parte de ella. No habíamos trabajado antes el tema de los refugiados y pensamos que había que darle importancia. Queríamos ver cómo se estaba concretizando la iniciativa de modo que pudiéramos dar nuestra posición dentro, con la intención de generar un cambio en la manera en que funcionan las cosas. Así, fuimos nosotros los que nos acercamos al espacio y ellos nos recibieron. Después, en el transcurso de la misma, algunas cosas salieron como nosotros queríamos, pero otras no.

Por otro lado, podríamos decir que existe este este otro Bloque, donde hay una relación entre los colectivos en cuanto a objetivos y criterios de lucha que nos son comunes. En ocasiones también estamos trabajando con ellos, pero se trata de un aprendizaje nuevo que se ha dado en este momento. Hace un tiempo, por ejemplo, no podíamos entendernos con el Espacio del Inmigrante, ya que tenemos formas diferentes de ver la política y la atención a las personas inmigradas. De este modo, todos, tanto el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, Sindillar, como Papeles para Todos, compartimos que somos personas inmigrantes con y sin papeles que estamos luchando por conseguir algunas reivindicaciones propias de su nuestro sector, pero también de la colectividad. Otros, como Tanquem els CIE, el Punt de Suport a les Persones Migrades están dando apoyo a estas luchas.

Aunque Stop Mare Mortum o CNCV son también puntos de apoyo, quieren de alguna forma protagonizar o liderar estos procesos con los refugiados e inmigrantes. Están a medio camino entre los dos – instituciones y colectivos – y representan, de alguna manera, el brazo tutelar de las instituciones. Existe una brecha entre entre instituciones y bloque migrante en cuanto nosostros no somos reconocidos como interlocutores por las instituciones, y son estos los que realizan ese papel.

Estos funcionan con el interés en dirigir el proceso para que no lo haga el Bloque migrante y este se difumine o desaparezca, porque estos les escuecen en el pellejo. Son “la mosca cojonera”. A ellos les gustaría que no hubiera una discusión sobre las condiciones de acogida que ya se están dando a las personas que ya están aquí, que se considere esta como válida sin ninguna discusión. Cuando el Punt de Suport convoca la rueda de prensa para contar lo que está pasando y todo el bloque migrante empieza a reunirse en la Assemblea 2 de Abril para plantear que los refugiados no están siendo bien acogidos, se crea una alarma social. A ellos lo que menos les interesa es que se cree una alarma social. El objetivo de estas plataformas es sacar esa máscara de solidaridad hacia la ciudadanía.

La ANC, por su lado, estaba en las reuniones de coordinación con la idea de aprovecharse para conseguir votos. Eso es lo que le interesa, y por eso se implica en la movilización. Su decisión de estar ahí se basa en la necesidad de mostrar que son solidarios con un tema que está de moda, el de los refugiados, pero sin embargo nunca se han preocupado por los inmigrantes sin papeles. Es en el momento que sale la campaña que se interesan y les ayuda a mostrar una cara buena de cara a sensibilizar a la población. Esto sucedió de igual manera con Stop Mare Mortum en el año 2016, que salió como una explosión en la que participaron los sindicatos mayoritarios. Estos ahora no están, pero fue dirigido por ellos.

A esta mapa de la solidaridad añadiría además las políticas concretas que se realizan en este sentido. Si hablamos de un mapeo de la solidaridad, este tendría que basarse en políticas concretas. ¿Es cierto que Barcelona es una Ciudad Refugio? Habría que ver cómo se concreta esto en las políticas y estrategias de acogida.

En general, creo que este mapa es más amplio y diverso. Hay algunas iniciativas que no se han incluído, como USR en Hospitalet, un colectivo grande que está trabajando contra el racismo y la xenofobia y la islamofobia; u otros colectivos trans que también están luchando contra la islamofobia, como So de Pau, que últimamente están luchando por la cuestión de la árabe. También creo que habría que incluir a la Iglesia, que tiene sus pros y sus contras, pero que también trabaja en la solidaridad.Hay que reconocer que son muchos los colectivos pequeños que están luchando para defender los derechos de las personas inmigradas. Lo que estos quieren es que las instituciones se abran, porque sin esto lo anterior no sirve de nada. La UE da dinero para los refugiados y refugiadas, pero después este dinero no se sabe donde queda: las instituciones se llenan los bolsillos y a las personas se les da una misera para que queden tranquilas.

El futuro de la solidaridad

Yo voy trabajando en el día a día. Nosotros pensábamos que con las luchas íbamos a conseguir muchas cosas, y se consiguen cosas, pero después nos las vuelven a quitar: es una lucha sistemática que continúa, el eterno sacrificio de luchas por tus derechos. El futuro de la migración y el refugio es complicado, porque se trata de un tema que molesta, que no es deseado. No es un tema que esté encima de la mesa todos los días.

En general creo que hay un desarrollo grande entre los colectivos en cuanto a menos ombliguismo y más ganas de trabajar juntos. En el caso de las trabajadoras del hogar, que conozco de cerca por Sindihogar, hemos formado una red con otras organizaciones como Mujeres Pa’lante, las libélulas, el Centro Boliviano Catalán, el Centro Peruano o Diàlegs de Dona. Esta alianza se ha dado de manera muy fácil, porque nos hemos dado cuenta de que tenemos los mismos objetivos y es más fácil unirnos que tocar las puertas cada una por su cuenta. Y esto sucedió en el momento en que alguien dijo que lo intentáramos, que nos sentáramos juntas.

En cuanto a la gente que trabaja con la inmigración hay mucha variedad. Algunos defienden sus sillones; otros defienden la lucha armada; otros su prestigio… es algo más complicado.

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s