Espacio del Inmigrante

Espacio del Inmigrante (Mustafá) – Julio 2017

Presentación e historia reciente del colectivo

El Espacio del Inmigrante surgió en el año 2013, hace casi cinco años, a raíz de la aprobación del real decreto ley 16/2012 por el cual se vetaba el acceso de los inmigrantes en situación administrativa irregular a la sanidad pública. Nuestra idea inicial, y el motivo por el que se creó el colectivo, fue crear un espacio de asesoría sanitaria para que todas las personas inmigrantes pudieran reclamar su derecho a la atención sanitaria. En aquél momento hacía poco que se había okupado este edificio y se pensó en situarnos aquí. Yo llegué unos meses después de que la idea comenzara a funcionar para añadir la parte de asesoría jurídica.

El Espacio comenzó a ser visible a raíz de que la gente se hiciera eco de la asesoría sanitaria que llevábamos a cabo. Se acercaron periodistas de distintas orientaciones ideológicas y esto ayudó a traer gente. Recuerdo especialmente un artículo en El País, donde nos acusaban de haber creado un hospital clandestino para inmigrantes. Fue entonces cuando empezó a llegar mucha gente, y en aquel momento surgió la idea de crear un espacio en el que se pudiera participar y hacer propuestas de trabajo: así se creó la asamblea. Desde entonces, a esta se acercan personas diversas con ideas distintas sobre lo que es el Espacio. Algunos creen que funcionamos como otras ONGs, o que somos una organización formalmente constituida. Cuando pueden ver cómo somos algunos se van y otros se quedan, en función de sus preferencias ideológicas.

Podríamos decir que el Espacio del Inmigrante tiene dos ámbitos actuación. Por un lado tenemos la parte de acompañamiento donde prestamos asesoría legal, sanitaria y psicológica a personas migrantes que lo necesitan. En la parte legal en concreto aconsejamos a las personas que nos consultan sobre sus dudas para acceder a los papeles, consultas administrativas o penales. También hacemos acompañamientos a los servicios sociales o al sistema sanitario público. Y todo esto lo intentamos difundir a nivel de calle con la gente del barrio del Raval.

En ocasiones hemos tenido debates internos sobre si el acompañamiento tiene una lógica asistencialista. Sin embargo, nos gusta pensar que este no es un espacio paternalista, no “protegemos a los inmigrantes”, sino que lo vemos como un acompañamiento dentro de su propio proceso. Seríamos asistencialistas si recibiéramos subvenciones y con estas prestáramos un servicio, pero no es el caso.

Por otro lado, otra de las ramas que trabajamos es la de empoderamiento del sujeto político migrante. Por ejemplo, la idea del Sindicato de Manteros nació del Espacio del Inmigrante aunque ahora nosotros hemos respetado y apoyado su deseo de más autonomía. Por supuesto les seguimos apoyando, por ejemplo, con consultas legales y otras cosas.

Dentro de esta línea de empoderamiento político hemos tenido diferencias a nivel interno, diferencias que han llevado incluso a la separación. Una parte del colectivo veía de manera más crítica los acercamientos con otros colectivos o instituciones y preferían un lenguaje más confrontativo.

Yo pienso que la causa de un grupo como el migrante no tendrá éxito hasta que el propio grupo la lleve a cabo. Estoy en contra de la gente que no pertenece a un colectivo y toma la iniciativa en una lucha que no es suya, se la apropia y se pone en primera fila. Nosotros criticamos la idea los “salvadores”, que imita la lógica de la cooperación internacional de que vengan de fuera a enseñarnos, como si nuestra forma de hacer las cosas no fuera la buena, o no supiéramos. Personalmente esto es algo que sufro en mi trabajo, donde no me han aceptado por ser diferente. Dicho esto, no creo que sea bueno que estemos aislados del resto de colectivos. Necesitamos apoyo del resto de la sociedad, ya que luchamos por las mismas cosas.

En definitiva, si tuviera que decir qué es lo que diferencia al Espacio del Inmigrante de otros colectivos de esta ciudad, ya sean formados íntegra o parcialmente por migrantes, diría que nosotros realizamos principalmente un trabajo de base.

La crisis de los refugiados

El cruce de personas en el Mediterráneo no es una situación nueva, esto lleva pasando desde hace muchos años. Sin embargo, con la guerra de Siria el tema ha tenido una inmediatez muy grande y, desde entonces, hablar de la crisis de los refugiados es una forma de solidarizarse con esta realidad.

Yo sin embargo veo injusto que el debate se centre en eso, porque ya en Europa hay realidades que duelen. La misma causa de la guerra de Siria es la intromisión de Europa, y sobre todo la OTAN, en el país. Antes de esta situación ya había refugiados, que eran estas personas que cruzaban el Mediterráneo, solo que con el marco legal actual no se les podía conceder el estatuto de refugiado. Hablar de refugiados es escapar de la responsabilidad para no hablar de la causa y los problemas de los inmigrantes, algo que siempre ha existido. Creo que es un acto de hipocresía considerar que sólo estas personas tienen derecho a disfrutar del estatuto de refugiado, o el considerar que ellas son las únicas que sufren. En todo esto creo que han tenido mucha influencia los medios de comunicación.

Dentro de esta cobertura mediática se ha hablado mucho de mujeres y niños. Desde mi punto de vista, esto es una forma de darle continuidad a la propaganda que realizan las ONGs internacionales o los organismos de cooperación internacional. Estas imágenes en las que se victimiza a mujeres y niños pretenden que la gente que las ve se sensibilice y se involucre más. De los hombres, sin embargo, no se habla tanto. Pienso que por encima de todo esto son personas que sufren, y la muerte de un hombre tiene el mismo valor que si muere una mujer o un niño. Digamos que creo que en toda esta situación los que más sufren son los niños y las mujeres, sobre todo los niños, pero creo que detrás de las imágenes que se nos presentan hay intereses concretos. En las fronteras ambos, mujeres y hombres, tienen que pasar por los mismos problemas, por los mismos bombardeos y naufragios. Creo que este tipo de cobertura que se centra en los casos concretos evita hablar más en profundidad de la situación que hay detrás ¿Por qué no se habla del neocolonialismo en África?

Los medios de comunicación tienen un papel clave para trasladar el drama de la guerra. Recuerdo, por ejemplo, la gran reacción ante el ataque de la OTAN a Irak, que provocó grandes movilizaciones; sin embargo, cuando unos años antes la misma OTAN atacó Libia, no tuvo gran eco en los medios y la gente pareció no movilizarse. En la actualidad, gracias a la propaganda de los medios de comunicación, la gente ha tenido más conciencia y más responsabilidad ética hacia el sufrimiento de los refugiados. Y precisamente han sido estas imágenes las que han permitido que la gente se haya involucrado y participado en las iniciativas que han surgido. Ver las imágenes de los niños que mueren en las costas turcas ha despertado la solidaridad.

A nivel de Barcelona, los medios de comunicación más vistos aquí, TV3 y La Sexta han incrementado su propaganda con el tema de los migrantes, hablando de cosas como la corrupción política o el papel de la Unión Europea en la situación. La gente sale entonces a la calle para mostrar que se encuentra en una posición ética lejana de las decisiones que toma la Unión Europea. Aunque sea una muestra de solidaridad, estas manifestaciones muestran que también ellos sufren lo que hacen sus políticos en materia de política exterior. Al salir a la calle quieren manifestar que se encuentran en una posición ética lejana a las instituciones.

La organización de la solidaridad en Cataluña alrededor de la llamada “crisis de los refugiados”

Nosotros, como colectivos de inmigrantes, somos incapaces de reunir a más de 5000 personas en la calle. Los organizadores de la manifestación del 19 de febrero de 2017, “Volem Acollir”, fueron capaces de reunir unas 500.000 personas en la calle en pocos meses. Para entender esto creo que es clave que personas cercanas a los medios de comunicación han dado respaldo a la manifestación. Uno de los organizadores tenía contactos en los medios de comunicación, como TV3.

Creo que está bien que se organice la gente, y que se trata de una iniciativa importante. Sin embargo, creo que ha habido una discriminación a nivel local, tanto en lo referente a la manifestación y la campaña como en la organización en general. La campaña tenía la responsabilidad de hablar primero de la situación a nivel local, explicar el sufrimiento de los migrantes que ya están aquí y denunciar que no se hable de ello; dar espacio y tiempo a los inmigrantes y sus luchas en la ciudad. Por ejemplo, la de los manteros. Mientras que la sociedad está muy sensibilizada con el tema de los refugiados, la mayoría discrimina la venta ambulante, incluso los de izquierda.

No creo este “desviar la atención” hacia los refugiados haya sido algo buscado intencionalmente, sino que más bien se debe más al desconocimiento de la temática migrante y del tejido de los movimientos sociales en el territorio, su estructura y funcionamiento.

Por otro lado, en esta respuesta solidaria no he visto que se haya sido sensible a las diferentes experiencias de hombres y mujeres. Creo que salieron a responder por personas en general, o por los seres humanos, sin pensar en diferencias de género, orientación sexual, ideología política o etnicidad.

El mapa de la solidaridad en Cataluña

En cuanto a la campaña Casa Nostra, Casa Vostra, fue Papeles para Todos los que tuvieron en un primer lugar el contacto con las personas que coordinaron la campaña. A partir de esto, nos coordinamos el resto de colectivos para decidir la manera en que participaríamos y en qué condiciones. Tras un proceso por alcanzar un consenso, decidimos participar, negociando y poniendo nuestras condiciones a la organización.

Dentro de este grupo Papers per Tothom y el Punt de Suport son colectivos en los que la mayoría son de aquí. Sin embargo, el Punt puede estar más cerca de la forma de hacer de la CUP, con la que nosotros nos sentimos más cercanos. En estos meses, colectivos como Eko y el Punt de Suport nos han apoyado para que los colectivos que estamos dentro de este bloque seamos visibles como representantes de las demandas de los migrantes, que sea nuestra voz la que sea escuchada, presionando juntos para conseguir que se eliminara la pancarta de la ANC, con la que no estábamos de acuerdo, y que se hablara más bien de la causa del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes.

A Papers per Tothom no sabría muy bien dónde situarlo, por eso lo coloco en dos lugares. Por un lado, está próximo a nosotros en tanto que realizan acompañamientos y ayudan a organizar manifestaciones. Por otro, su labor a veces es la de tramitar papeles y negociar con las instituciones soluciones para las personas en situación administrativa irregular. Además, a diferencia del resto de colectivos cercanos, ellos no funcionan de manera asamblearia, no son horizontales. Los demás los conozco más o menos y pienso que son semejantes al Espacio del Inmigrante.  Por último, añadiría a Tanquem els CIE dentro del grupo migrante.

En otro grupo situaría a los organizadores de la campaña CNCV que considero que están cerca de Stop Mare Mortum por tener unas estrategias políticas parecidas. A Stop Mare Mortum, hace un año los hubiera colocado más cerca del bloque donde pongo al Espacio del Inmigrante y otros colectivos. Sin embargo, ya que recibieron una subvención hace un tiempo, los coloco fuera, en otro grupo.

En cuanto a las instituciones, las metería en el mismo saco a todas. La Unión Europea se esfuerza por reforzar las fronteras para que no venga nadie. El Estado tiene una Ley de Extranjería que es racista. La Generalitat se excusa en que no pueden legislar porque no tienen mayoría en el parlamento, en que no tienen competencia hasta que Cataluña sea independiente, y esto es poco probable que suceda. Por esto son cómplices del Estado español.

El Ayuntamiento tiene iniciativas, de hecho, parece que los nuevos ayuntamientos “del cambio” le han dado un empujón al tema. Sin embargo, siguen siendo una institución, por eso lo pongo alejado, tanto de los colectivos como de las otras instituciones. De estas última porque, según la constitución, los Ayuntamientos tienen que ser instituciones independientes de los gobiernos autonómico y nacional. Si hablamos del Ayuntamiento como de Ada Colau, hay veces que esta separación se hace más grande, otras veces se hace más pequeña, en función del momento y la situación. En nuestro caso, de momento es fina, ya que seguimos okupando un edificio del Ayuntamiento. Pero si hablamos de los manteros, esta línea se hace más gruesa.

Separaría entonces a las instituciones de los partidos políticos que las habitan. Nosotros nos sentimos cercanos a la CUP por su manera de acercarse a nosotros. Consideran nuestra voz y nosotros les aconsejamos para que ellos lo puedan reivindicar en las instituciones. Por ejemplo, cuando pensamos en crear un NIE a nivel de Barcelona se lo dijimos a ellos. También han intentado intermediar con las multas que se ponen a los manteros.

La CUP está también cerca de la Asamblea Nacional Catalana, en tanto que hay algunos de ellos incluidos dentro de la misma, aunque imagino que no estarán de acuerdo con muchos de sus planteamientos. Por su parte, la misma ANC se considera muy cercana al Gobierno de Generalitat.

Las ONGs están en una posición cercana a las instituciones, ya que dependen directamente de ellas para su financiación.

En medio de esta separación entre colectivos e instituciones, existen otras pequeñas iniciativas, como las ILP (iniciativas legislativas ciudadanas), o pequeños colectivos como Tras la Manta, los iaioflautas o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que funcionan como un enlace con las instituciones, ya que nosotros no queremos tener este contacto

En cuanto a la situación de Grecia dentro de este mapa, situaría por un lado a Grecia como gobierno, a Tsipras, cercano a la Unión Europea. Por otro lado, si hablamos de la situación de los refugiados que están en Grecia, tanto todo el grupo migrante, como CNCV y SMM, como BCN en comú y la CUP apoyan la lucha de las personas que están allí y se solidarizan con ella.

El futuro del mapa

Si hablamos del futuro de este mapa, creo que el peligro está en que los que están en el grupo migrante salgan de este grupo. La campaña CNCV es una iniciativa que está prácticamente extinguida, ya que era una acción concreta, no un colectivo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s